Lo mas probable es que puedas haber pensado que las dos palabras son lo mismo, hay una diferencia importante entre los vuelos “directos” y “sin escalas”. Pero, para evitar cualquier confusión, sigue leyendo…

Los vuelos sin escala, te llevarán de un aeropuerto a otro sin detenerse. Súbete al avión, ajusta bien tu cinturón de seguridad, y cuando toques tierra habrás llegado a tu destino.

Los vuelos directos, sin embargo, no ofrecen la misma comodidad. En cambio, “directo” significa que el número de vuelo no cambia, incluso cuando la aeronave pueda hacer una – o más – paradas.

Tal y como escribió el piloto Patrick Smith en “Cockpit Confidential“, un vuelo directo “es un traspaso entre los días en que los vuelos de las principales ciudades rutinariamente hacían paradas intermedias”.

Por ejemplo, un vuelo “directo” del suroeste de Denver a San Diego podría detenerse en Oakland o Los Angeles.

Ahora ya sabes.

Pero a pesar de que es oficialmente más inteligente, los sitios web para reservar y las líneas aéreas en realidad no esperan que sepas la diferencia. Al reservar un vuelo desde el punto A al B, es probable que se muestren con diferentes paradas – ya sea en un vuelo directo o mediante vuelos de conexión – en los itinerarios disponibles.